Nuestros talleres de Risoterapia en la sede de Las Palmas de Gran Canaria y Arucas

La Risoterapia es nuestro plato fuerte dentro de la empresa y nos sentimos orgullosos de formar del equipo de la Fundación Mapfre Guanarteme. Actualmente hemos renovado para los siguientes cursos de 2017 en la sede Institucional (calle Juan de Quesada, 10) y en la sede de Arucas (calle León y Castillo, 6) cada semana. En cada emplazamiento contamos con unos grupos llenos de entusiasmo y muy buen predisposición, lo que hace que los talleres sean experiencias únicas marcadas de mucha generosidad ,complicidad y risas. Nuestra empresa está enamorada de estos talleres gracias al cariño que se derrocha en cada sesión, y al buen hacer de la Fundación que nos valora y nos trata de maravilla.

Al ser talleres de Risoterapia regulares podemos trabajar diversos objetivos de manera más profunda y logramos interiorizar los contenidos de manera más eficaz y más duradero en el tiempo. Entre otras cosas, intentamos trabajar la mejora del humor en el día a día, eliminar de manera eficaz los pensamientos negativos o favorecer las relaciones entre los participantes. Para nosotros es fundamental el ambiente del grupo, por eso muchas dinámicas están destinadas a favorecer la cohesión grupal. Cada sesión es una oportunidad para reencontrarnos con nuestro niño interior, se dejan los problemas en la puerta y se empieza de cero cada semana.

 

Taller de risoterapia para Fundación Mapfre Guanarteme

 

Los protagonistas y las protagonistas de nuestro taller de Risoterapia

Nuestros participantes son de perfiles muy diversos y eso, en lugar de ser un handicap se convierte en un elemento enriquecedor al 100%. Todos llegan a nuestro taller de Risoterapia con una historia diferente, cada uno con un equipaje y unas vivencias determinadas. ¿Quieres que te hablemos de algunos de ellos? ¿Quieres saber lo que piensan de nuestro taller?

  • Olga (68 años) nos comentaba el primer día que ella no reía, que hacía muchos años que no tenía un ataque de risa o lloraba por reír. Llegaba al taller de Risoterapia con escepticismo y algo de miedo, pero con una predisposición total en los juegos y dinámicas. En la segunda sesión nos agradecía haber conseguido sacar su sonrisas de nuevo y hacerla reír hasta caer agotada. Nosotros damos fe de ello, porque actualmente es una de nuestras participantes más guasonas y divertidas, con risa contagiosa que llena de alegría cada sesión.
  • Sara (45 años) padece de neuralgia del trigémino, lo que le ocasiona mucho dolor y malestar. Ella lleva realizando nuestro taller de Risoterapia desde el pasado curso, es toda una veterana con nosotros.  Para ella nuestras sesiones son un ratito de descanso y alivio de tensiones, y reconoce que gracias a nuestros talleres de la risa ha conseguido mejorar su actitud frente a la enfermedad.
  • Pablo (27 años) llegó a nuestro taller con alto nivel de timidez y algunos problemas para relacionarse con otras personas. Pablo se consideraba una persona muy sedentaria, desmotivada en su día a día. Sesión tras sesión ha conseguido crear vínculos con otros participantes y hacer toda un plan de actividades: salidas culturales, caminatas, otros talleres y cursos… todo ello con la compañía de sus nuevos compañeros. Se siente motivado y con ganas de aprender. Alegre y capaz de disipar sus pensamientos negativos gracias a nuestros ejercicios y herramientas.

Cada una de estas personas es para nosotros un logro enorme, el mayor premio de todos y un reconocimiento hacia nuestro trabajo y dedicación. Sin duda, los talleres de Risoterapia regulares logran sacar lo mejor de ellos mismos pero también lo mejor de nosotros.

CONTACTO

8 + 14 =